Arrugas

Cirugía para las arrugas en "patas de gallo"

Las arrugas de tipo "patas de gallo" son quizás los primeros signos del envejecimiento.

El tratamiento inicial se realiza con toxina botulínica, que se inyecta debajo de la piel, en el músculo orbicularis oculi, en la región donde se encuentran las arrugas. El resultado es positivo con la desaparición o reducción significativa de estas arrugas y dura aproximadamente de tres a cuatro meses.

Algunos pacientes, después de someterse a la inyección de toxina botulínica varias veces, quisieran un procedimiento quirúrgico que permitiera un resultado más duradero o incluso definitivo. Para estos pacientes hemos desarrollado una técnica quirúrgica denominadamiectomía del músculo orbicular de los párpados”.

Mediante una incisión realizada como en la cirugía plástica de párpados, se despega la piel y se aborda el músculo orbicular de los párpados. Este se elimina en su porción lateral, lo que permite la desaparición permanente de estas arrugas. La preservación de la porción central de este músculo mantiene la función del párpado de abrir y cerrar, proteger y lubricar los ojos. Esta miectomía también se puede realizar a través de la incisión que se usa para el rejuvenecimiento facial.

Esta cirugía se puede realizar bajo anestesia local y sedación o anestesia general.

Viterbo, F.  “New Treatment for Crow’s Feet Wrinkles by Vertical Myectomy of the Lateral Orbicularis Oculi”.  Plast. Reconst. Surg., 112(1): 275-279, 2003.

Viterbo, F.; Lutz, B. S. “Extended “C” Myectomy of the Lateral Orbicularis oculi Muscle – A safe and successful Method for treatment of “Crow´s feet””.  Aesthetic Surgery Journal.  26: 131-135, março/abril 2006.

Viterbo, F.;  Joethy, J; 2, Brock, RS. Aesthetic and Non-aesthetic Indications for Orbicularis Oculi Myectomy. Aesthetic Plast Surg. 2016 Aug;40(4):466-74. doi: 10.1007/s00266-016-0638-5. Epub 2016 May 13.

Arrugas frontales y glabelares

Las arrugas frontales, es decir, en la frente, y las arrugas glabelares, que se ubican entre las cejas, pueden tratarse con toxina botulínica. El resultado es eficaz, pero dura de tres a cuatro meses.

Los pacientes que desean un resultado definitivo pueden someterse a una ablación. Esta técnica, desarrollada por nosotros, se realiza introduciendo una aguja especial en la región lateral de la frente y, con la ayuda de un instrumento de coagulación, se coagulan las ramas del nervio temporal, determinando así la parálisis completa del músculo frontal.

El músculo no se contrae y las arrugas desaparecen. Asimismo, las arrugas glabelares se tratan con el mismo procedimiento de ablación. La aguja entra por la parte medial de las cejas y se introduce por el lado de la nariz, y allí se coagulan las ramas nerviosas del nervio cigomático-nasal que inervan el músculo corrugador y procerus, que al contraerse determinan las arrugas entre las cejas y las arrugas nasales.